Headline

domingo, 9 de agosto de 2009

Pin It

Widgets

La Educación Cristiana

La Biblia dice en 2 Timoteo 2:15 “Procura con diligencia presentarte á Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que traza bien la palbra de verdad”.
El siglo 21 requiere que todos los que dirigen en La Iglesia de Dios sean personas con un nivel mínimo de educación, el cual debería ser de High School, Secundaria o Bachillerato. Este requisito es obligatorio, pues hoy el 90% de los jóvenes de La Iglesia están en esos niveles o los superan, y son ellos precisamente, los que guiarán La Iglesia en el futuro inmediato.

 Es un absurdo ver como algunos obispos, porque ellos no llegaron a estudiar, estén menospreciando los pastores que han obtenido grados de estudios seculares superiores a los que ellos poseen, y hasta los tildan de peligrosos y modernos, simplemente porque ellos no los pueden manipular, estos obispos movidos por el celo de perder cierta prestancia, cometen las desfachateses de hacer reconocimiento público a personas que no las menerecen, pero que les son leales, en presencia de aquellos que realmente las merecen, con el único propósito de humillar a aquellos que se han superado y realmente deben ser reconocidos.

Es penoso, pues estos obispos no se dan cuenta de que los demás están haciendo sus juicios de valores y pueden ver las barbaridades que se cometen y cuando les toque el turno ellos cobrarán esas facturas pendientes. 

La Biblia nunca ha estado de acuerdo con la falta de preparación, si hacemos un estudio sencillo veremos que Dios siempre escogió hombre altamente preparados:

1-Abraham el padre de la fe, salió de Ur de Los Caldeos, era un patriarca que gozaba de la mejor educación de sus tiempos, recordemos que esa zona era considerada la cuna de la civilización del mundo.

2-Moisés el gran libertador, fue criado como farahón, el tuvo la mejor educación de sus tiempos en el gran Egipto, se presume era matemático y arquitecto a parte de estadista.

3-Josué el sucesor de Moisés, era el discipulo fiel de Moisés por ende uno de los más educados en el desierto.

4-Samuel el gran juez, nacido y criado en el templo.

5-Salomón el gran sabio, educado con los mejores conocimientos de su época, etc, etc.

Es cierto que se dice que Pedro, el gran apóstol, era de poca educación, pero nada más falso que eso, pues el recibió durante tres años la mejor educación que hombre alguno pudiera tener, pues fue educado por Jesucristo mismo. Y no cabe duda que no ha habido maestro alguno mejor que Jesús.

La frase; “para ser un buen cristiano no hay que ser educado”, en nada implica que para ser un buen líder hay que ser analfabeto. El analfabetismo es un atributo de los viles, y Dios no ama la vileza. Es cierto que lo menospreciado del mundo escogió Dios para avergonzar a los sabios según el mundo, pero a esos menospreciados Dios les requiere que se preparen para dirigir en La Iglesia de Dios.

Cuando un predicador que se ha preparado expone el mensaje con autoridad, es usual que esos obispos incultos, se levanten de inmediato a atacar sus mensajes, pero lo hacen por envidia y porque ven que el pueblo puede apreciar la preparación de ese predicador que ellos no poseen. Sin embargo, como ellos están revestidos de autoridad y supuesto prestigio, y además, los creyentes en su mayoría también son analfabetos, sus atques surten efecto en las mentes de los oyentes, el cual provoca dudas y cierta falta de respeto hacia el predicador preparado. El mundo sufrió durante doce siglos los rigores de estar dirigidos por gentes de esa calaña y fue asi como Copénico, Galileo y otros muchos fueron acallados por esos incompetentes con poder y autoridad. Pero gracias a Dios llegó el Renacimiento y se inició el Protestantismo y vino la Luz al mundo. De no haber sido asi, aún nos estuvieramos comunicando con nuves de humo o con tambores.

Cuando esos obispos no tienen argumentos para combatir a los predicadores preparados usan frases tales como: “estos hombres no han sido autorizados por La Iglesia a enseñar lo que dicen”. Pero lo que deben decir es: “La Iglesia de Dios va de luz en luz y es através de estos predicadores preparados y llenos de revelación divina que llegaremos a la perfección ideal, por ello debemos darles la oportunidad”.

La educación es la base del éxito, miremos por ejemplo como el en cuartel general de La Iglesia de Dios los hombres que están allí son personas con un alto nivel de educación en las diferentes áreas del saber. Sólo imagínese que si uno de ellos se enferma, no va a un brujo o curandero, van a los mejores y más calificados médicos de la nación, y eso es corerecto; pero en justicia, los obispos que menosprecian la preparación, ellos deberían ir a esos matasanos mal preparados en medicina para que reciban una tasa de sus propias sopas.

Cristo dijo: “Y conoceréis la verdad, y la verdad os libertará” Juan 8:32. Conocer requiere de esfuerzo y dedicación, lo que es lo mismo que educación o preparación.

El apóstol Pablo era celoso con la educación y eso lo vemos en 1 Timoteo 4:11-16 cuando dice: “11 Esto manda y enseña. 12 Ninguno tenga en poco tu juventud; pero se ejemplo de los fieles en palabra, en conversación, en caridad, en espíritu, en fe, en limpieza. 13 Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar. 14 No descuides el don que está en ti, que te es dado por profecía con la imposición de las manos del presbiterio. 15 Medita estas cosas; ocúpate en ellas; para que tu aprovechamiento sea manifiesto á todos. 16 Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello; pues haciendo esto, á ti mismo salvarás y á los que te oyeren.” 

No cabe dudas que para ser un líder de éxito hay que ser preparado. El obispo no debe ser un neófito inflado, o sea, no una persona sin capacidad y sin preparación, pues son ellos los que acorralan los preparados y los humillan y hasta los hacen ir de La Iglesia de Dios.

En la antigüedad el sabio Salomón decía: Proverbios 4:5-8 “Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia; No te olvides ni te apartes de las razones de mi boca; No la dejes, y ella te guardará; Amala, y te conservará. Sabiduría ante todo: adquiere sabiduría: y ante toda tu poseción adquiere inteligencia. Engrandécela, y ella te engrandecerá: Ella te honrará, cuando tú la hubieres abrazado.”

Los analfabetos en posición de autoridad son terroristas, y ningún terrorista en bien visto por nadie en estos últimos días. Tengo un familiar en la República Dominicana que dice: “todo el bruto es criminal”. Esa es la verdad, la brutalidad es la madre de la envidia, y fue por envidia que los religiosos mataron a cristo, eso lo vemos en Mateo 27 :18 “Porque sabía que por envidia le habían entregado.” Los religiosos no soportaron la preparación de Jesús y la forma sencilla y clara que les exponía el mensaje a las gentes, y eso Claro está, les socabaría su fama y prestigio, como obispos frente al pueblo, y ellos no estaban dispuestos a perder eso.

Sea humilde en su obispado, pero sea preparado y no destruya a los que han logrado prepararse por encima de usted.  

Dios me los bendiga a todos

Autor: Casimiro Tavárez

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 TURISRADAR.COM
turisradar - Modificado por RAFAEL BERROA